domingo, 29 de julio de 2012

Desencanto


Todos los días desaparecen especies animales y vegetales, idiomas, oficios. Los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Cada día hay una minoría que sabe más y una minoría que sabe menos. La ignorancia se expande de forma aterradora. Tenemos un gravísimo problema en la redistribución de la riqueza. La explotación ha llegado a extremos diabólicos. Las multinacionales dominan el mundo. No sé si son las sombras o las imágenes las que nos ocultan la realidad. Podemos discutir sobre el tema infinitamente, lo cierto es que hemos perdido capacidad crítica para analizar lo que pasa en el mundo. De ahí que parezca que estamos encerrados en la caverna de Platón. 

 
Abandonamos nuestra responsabilidad de pensar, de actuar. Nos convertimos en seres inertes sin la capacidad de indignación, de inconformismo y de protesta que nos caracterizó durante muchos años. Estamos llegando al fin de una civilización y no me gusta la que se anuncia. El neoliberalismo, en mi opinión, es un nuevo totalitarismo disfrazado de democracia, de la que no se mantienen nada más que las apariencias. El centro comercial es el símbolo de ese nuevo mundo. Pero hay otro pequeño mundo que desaparece, el de las pequeñas industrias y de la artesanía. Está claro que todo tiene que morir, pero hay gente que, mientras vive, tiende a construir su propia felicidad, y esos son eliminados. Pierden la batalla por la supervivencia, no soportan vivir según las reglas del sistema. Se van como vencidos, pero con la dignidad intacta, simplemente diciendo que se retiran porque no quieren este mundo.

José Saramago; 
29 de mayo de 2009

4 comentarios:

Loom Twidok dijo...

Grande Saramago.

En nuestras manos está ir cambiando poco a poco el mundo en que vivimos.

Espero que recuperemos esa capacidad de crítica y encontrar dónde radican los verdaderos problemas de nuestro mundo.

Loom Twidok dijo...

Grande Saramago.

Espero que podamos algún día recuperar esa capacidad de crítica y encontrar dónde radican los verdaderos problemas de nuestro mundo.

asimov dijo...

Gracias por tus comentarios, Loom.

Saramago era una gran persona y un gran pensador, comprometido y crítico, a la Icar no le gustaba nada... ni a mí, ellos.

salu2.

Juanjo Pina dijo...

No sufra usted demasiado, señor Saramago, y demás concurrencia, al menos en lo que respecta al medio plazo.

Las multinacionales ya no son competitivas. Han vivido y viven por encima de sus posibilidades, y les pasará facura.

La tecnología es la clave. La tecnología está cambiando las estructuras de información (la red), y con ello cambiarán las estructuras de poder. La tecnología está cambiando la propiedad de los medios de producción (impresión 3D), y con ello cambiarán las estructuras de poder.