martes, 24 de agosto de 2010

Bendita Ilustración

Con la Ilustración el universó se emancipó definitivamente de dios y los ilustrados también. En palabras de Juan Pablo II : "En sus diversas manifestaciones, la Ilustración se oponía a lo que Europa había llegado a ser por obra de la evangelización (...). El pensamiento ilustrado quiso desembarazarse de este Dios-Hombre, muerto y resucitado, e hizo todo lo posible para excluirlo de la historia del continente. Bastantes pensadores y políticos actuales permanecen obstinadamente fieles a esta aspiración". 


Afortunadamente. Es lógico que en el pensamiento católico la Ilustración figure como la gran bestia negra de la historia. La Ilustración es el comienzo de un gran proceso emancipador de la humanidad que conseguirá sacarla de las garras de un mundo agrario, dominado por la pobreza, el hambre y una vida miserable  y fundamentado en la superstición y la ignoracia encarnadas por la religión, un mundo en el que decidían a sus anchas los antecesores de los papas y los obispos actuales con una capacidad de maniobra que hoy no tienen. . . y que echan mucho de menos. No han asumido aún su derrota y se les nota.

Extracto del libro; Elogio del Ateísmo y otras Diabluras de Gabriel García Voltà.-

3 comentarios:

Miguel Ángel Calderón dijo...

Me encanta el blog aunque no me gusta el tiempo que pasa sin actualizarse. Creo que es mucho =(.

Otra cosa, ¿por qué no profundizar un poco más? ¡No sé! Dar una opinión sentada en el extracto del libro.

¡Saludos!

Brulay dijo...

Nuestra gran herencia cultural.

Imaginario dijo...

Buen artículo.

Yo cambiaría un poco la frase "No han asumido aún su derrota y se les nota." pues aún queda mucho fanatismo por derrotar, muchísimo.

Es obvio que se les acabo el cuento de tener la razón absoluta, pero siempre pueden contar con una legión de gente que, por voluntad propia o por imposición, abandona toda lógica.

Al fin y al cabo en eso consiste la fe.