sábado, 10 de julio de 2010

La libertad de pensar

La libertad de conciencia en el seno de las sociedades no ha sido una constante a lo largo de la historia, sino más bien, y hasta épocas recientes, podemos afirmar que ha sido casi una excepción. La libertad de pensar comporta la posibilidad de cuestionar las verdades aceptadas y el orden social establecido, y ello ha sido y es un motivo de incertidumbre para aquellos que detentan los mecanismos de poder en la sociedad, que temen perder sus privilegios. Emile Durkheim ya aventuró que una de las principales funciones de la religión era manterner la cohesión social. Esta es una caracteristica propia de las sociedades menos evolucionadas, en las cuales la continuidad del grupo pasa por mantener un alto nivel de homogeneidad interna que permita hacer frente con garantías a cualquier amenaza procedente del exterior. La libertad del individuo queda entonces supeditada al interés de la comunidad y la religión (cuyo significado original procede del término re-ligare, es decir unir, atar) se revela como el factor aglutinador en torno al cual se articula la experiencia individual. Posiblemente esta circunstancia ha permitido en el pasado cohesionar a los grupos humanos y ha sido un factor decisivo de éxito en su lucha por la supervivencia.



La religión ha actuado con frecuencia como legitimadora del poder político, que a su vez ha hallado en ella el aliado ideal donde sustentar su principio de autoridad. El gobernante es investido de su poder por medio de un vínculo sagrado, indiscutible, por la intervención de la autoridad religiosa en calidad de interlocutor con lo sobrenatural. El gobernante a su vez actúa como protector y garante del poder religioso, representado por el brujo, el chamán o la institución eclesiática correspondiente, estableciéndose una relación de simbiosis que permite preservar el orden y la estabilidad social, pero que también conlleva inexorablemente la imbricación entre poder político y poder religioso, y la supresión de cualquier atisbo de libertad que pudiera provocar una brecha en la cohesión del sistema. Aparece la "clericalización" de la sociedad y la proscripción de la heterodoxia. Esta función puede haber sido crucial en momentos en los cuales no existía otra fuente de legitimación del poder. La desunión  ha conducido frecuentemente al colapso de toda la comunidad. Cuando los intereses del poder y las necesidades de la comunidad, o de un sector importante de ella, se distancian de forma efectiva y evidente. Entonces empiezan a custionarse los intereses  políticos y temporales de los grupos que detentan el poder, y tanto la función aglutinadora como el mensaje legitimador de la religión  se relativizan. Aparecen los primeros síntomas de disgregación en forma de colectivos que pretenden reformar el modelo social poniendo en duda los elementos legitimadores del sistema que deja de ofrecer respuestas  a los problemas reales de sus miembros. De forma progresiva éstos dejan de confiar en un modelo que no satisface sus reivindicaciones y empiezan a ejercer su libertad de pensamiento, cuestionando lo que siempre se había dado por supuesto y exigiendo un grado mayor de libertad en todos los órdenes, incluyendo la conciencia.

Ateísmo y laicidad (Joan Carles Marset)

6 comentarios:

Miguel Ángel G. Calderón dijo...

hola!!

es un excelente blog y me gustaría contactarte ya sea por msn, facebook, twitter para compartir entre "bloggers" y pensadores.

Espero contar con eso. Saludos desde México.

asimov dijo...

Gracias Miguel Angel por tu comentario.

salu2.

Gabriel dijo...

Me encantó el texto, no lo conocía. La combinación de religión y poder, o religión y nacionalismo es terriblemente peligrosa. Es en los países más atrasados donde continúa esta relación, aunque un país democrático plagado de fundamentalistas puede conducirnos de nuevo al oscurantismo.

Saludos!

Elshowdelpollo dijo...

Me declaro fan acerrimo de este blog,encantado de encontrarte.

un saludo

asimov dijo...

Gracias a todos por vuestras visitas y comentarios.-

salu2.

asi1juanma dijo...

Hola! el artículo me fue interesante pero la imagen me gustó y la usé para mi blog.