lunes, 5 de mayo de 2008

De carambola

Estamos aquí porque un extraño grupo de peces tenía una aleta de peculiar anatomía que pudo transformarse en las piernas de unas criaturas terrestres;
porque la tierra no se congeló por entero durante una glaciación;
porque una pequeña y frágil especie que surgió en Africa hace doscientos cincuenta mil años se las ingenió para sobrevivir contra viento y marea.
Anhelaríamos una respuesta "más elevada", pero no la hay.






Stephen Jay Gould. (científico norteamericano 1941-2002)

5 comentarios:

Rawandi dijo...

Gould no era coherente, pues esa frase suya es claramente atea y sin embargo él se definía públicamente como "agnóstico".

Su compatriota Asimov también cometió el error de atribuirse la etiqueta de "agnóstico", pero afortunadamente se armó de valor y llegó a reconocer abiertamente que era ateo.

Luna dijo...

Excelente frase! ¿Qué hay de malo con ser simplemente eso, una especie que logró sobrevivir? Sólo nuestros nuestros propios temores no nos dejan crecer. A la Historia me remito. Hay conocimientos que ya tenían los Griegos y pueblos más antiguos aún. La religión atrasó a la civilización varios siglos.

asimov dijo...

Estoy contigo luna, en tu comentario. No obstante la cuestión principal es; ¿necesita hoy día el hombre, a los dioses (léase religión)? ¿es una rémora del pasado? ¿es innato al homo sapiens la noción del más allá, o es tan solo fruto de una etapa de nuestra evolución?.-

salu2.

Rawandi dijo...

"¿necesita hoy día el hombre, a los dioses (léase religión)?"

La humanidad puede vivir felizmente sin necesidad de religión. La prueba la tenemos en países democráticos avanzados como Holanda, donde la incredulidad religiosa ya es mayoritaria.

asimov dijo...

Bien por Holanda...

salu2