miércoles, 7 de octubre de 2009

El aporte cultural de la iglesia, a la humanidad.

El Index Librorum Prohibitorum et Expurgatorum o `Índice de libros prohibidos`, también llamado Index Expurgatorius es una lista de aquellas publicaciones que la iglesia católica catalogó como libros perniciosos para la fe, además establecía, en su primera parte, las normas de la iglesia con respecto a la censura de los libros. El propósito de esta lista era prevenir la lectura de libros o trabajos inmorales que contuvieran errores teológicos o morales y prevenir la corrupción de los fieles.Fue creada en el año 1559 por la Sagrada Congregación de la Inquisición de la Iglesia Católica Romana (posteriormente llamada la Congregación para la Doctrina de la Fe). El Index contenía nombres de autores cuyas obras estaban prohibidas en su totalidad, obras aisladas de otros autores o anónimas y también un detallado repertorio de los capítulos, páginas o líneas que debían ser cortados o tachados.



Esta labor correspondía a los bibliotecarios, que debían ocuparse de ellas antes de dejar los libros en manos de los lectores. Por ejemplo, en la edición de 1632 (pág.63) se indica que en el Dioscórides de Andrés Laguna, un libro de Materia Medica, debe tacharse la frase «siembranse con maldiciones las Albahacas, y según Plinio, crecen muy viciosas con ellas (sic)» («viciosas» alude aquí a vigorosas). En la misma página se explica que frases como la anterior deben borrarse por encontrarse en lengua vulgar, accesible pues al vulgo, pero que no lo necesitarían si estuvieran en latín o griego. Los autores contemporáneos a la decisión censora podían elegir omitir ellos mismos en sucesivas ediciones los párrafos censurados. Así Cervantes tuvo que suprimir del Quijote (2ª parte, capítulo 36) la frase «…las obras de caridad que se hacen tibia y flojamente no tienen mérito ni valen nada.» El Index fomentaba así la autocensura por los propios autores.
Se imprimió hasta 1948, y fue abolido en 1966 aunque la iglesia católica reafirmó la obligación moral de no leer los libros indicados. Esta lista, entre otros, incluye obras de: Bacon, Balzac, Copérnico, Defoe, Descartes, Diderot, Alejandro Dumas padre, Alejandro Dumas hijo, Erasmo, Flaubert, Galileo, Graham Greene, Hobbes, Víctor Hugo, Kant, Lutero, Machiavelo, Marx, Montesquieu, Pascal, Rabelais, Rousseau, George Sand, Sartre, Jonathan Swift, Voltaire y Zola etc, etc... Se siguió agregando títulos por lo menos hasta 1944, sin embargo "Main Kampf", de Hitler nunca no fue incluido en la lista.

lista de 1948: www.cvm.qc.ca/gconti/905/BAB/Index%20Librorum%20Prohibitorum1948.htm

7 comentarios:

Juan Carlos Alonso dijo...

Asimo excelente artículo, como es costumbre y buenísima la ironía del título!!
También podríamos considerar como aporte cultural de forma algo más indirecta, el tema artístico,inspirado en la iglesia, ya sea el expresado en la música o la pintura así como en la arquitectura..pero bueno eso ya eso otro tema
Un saludo!!!!

GARROBO dijo...

Jejeje...Very Good Como siempre.Hey Puedo copiar este Post o es este Post Copy Paste.

Excelente

Bayo dijo...

Hola:

Muy interesante. Me cuesta mucho creerlo, aunque sea verdad.

Pero lo más increíble todo es que en el año 2009 la iglesia católica siga metiéndose en todo (por lo menos en mi país).

Saludos.

Bayo

asimov dijo...

Garrobo: puedes copiar lo que quieras del post.

Bayo: No solo es interesante; también es verdad. Viniendo de la icar, son increíbles muchas cosas, pero con poco que rasques en su pasado sale a la luz mucha basura. Aún hoy se rasgan las vestiduras haciéndose las víctimas, cuando aireas asuntos que les afectan, véase si no las reacciones que está teniando la recién estrenada película AGORA de Amenábar (ateo), la cual versa sobre la muerte de Hipatía y los últimos días de la biblioteca de Alejandría; otra "hazaña" de los religiosos cristianos...

salu2.

Anónimo dijo...

http://replicasalaapostasiaprofesional.blogspot.com

TESTIGO HUMANO

DRAGONES DEL EDEN dijo...

Increíble, hasta cuentistas hubieron en esa lista negra.
Muy valioso aporte.

Anónimo dijo...

Qué obsesivos son los ateos buscando siempre la paja en el ojo ajeno (y no la viga en el propio).
Y buenas vigas encontrarían si estudiaran un poco de historia, por ejemplo soviética.
Guillermo