domingo, 8 de febrero de 2009

Ciencia y fe

Fe y ciencia son contrapuestas: San Agustín alertaba a los buenos cristianos de las artes demoníacas de los matemáticos y Martín Lutero escribía que “la fe debe sofocar toda razón, sentido común y entendimiento”. La religión no se cuestiona sus fundamentos, no investiga, no duda, se cree en posesión de la verdad, es dogmática y, en demasiadas ocasiones, prepotente. Sólo así se entiende la oposición de la Iglesia al uso del preservativo en el tercer mundo o que la Madre Teresa dijera que el sida era un “justo castigo para una conducta sexual incorrecta”.

¿Por qué la religión debe recibir garantía de inmunidad? ¿Por qué no puede estar sujeta a la crítica, al análisis e incluso a la chanza, como cualquier otra idea? Como dijo el sarcástico periodista H. L. Menken a principios del siglo pasado, “debemos respetar la religión del otro pero sólo en el sentido y hasta el punto que respetamos su idea de que su mujer es guapa y sus hijos listos”.

Miguel Angel Sabadell; masabadell.wordpress

2 comentarios:

Fer dijo...

Saludos Asimov.
No te extrañes que la religión esté muy lejos de la ciencia.Pues meses atrás, "Nazi_nenger Benedicto,dijo que uno de los peores males de esta sociedad es que,había mucha ciencia,y por lo tanto; eso hacia perder la fe y los principios morales que predica la Santísima y "corrupta Iglesia católica.
Abrazos .
Fer.
Te felicito chaval por tu blogs

asimov dijo...

"había mucha ciencia,y por lo tanto; eso hacia perder la fe y los principios morales que predica la Santísima y "corrupta Iglesia católica."

En eso sí tiene razón. Por lo tanto ese es su enemigo a batir para no perder influencia y poder en el mundo.

salu2.